jueves, 30 agosto 2018
Foro de Financiamiento Forestal

Foro financiamiento forestal – Foro de Financiamiento del Sector Forestal, organizado por la Cámara Forestalde Bolivia (CFB), CFV/FSC Bolivia y la Asociación Forestal Indígena Nacional (AFIN) durante la Expoforest 2018. Participaron como expositores los representantes de ASFI, ASOBAN, ABT, AFIN y FSC Latinoamérica. Fueron invitados al foro oficiales de crédito de entidades financieras como el Banco Unión, Banco Bisa, Banco Mercantil Santa Cruz, Banco Nacional de Bolivia, Banco de Desarrollo Productivo, IDEPRO y otros.  Más información en el siguiente enlace. (© CFV / FSC Bolivia)© CFV / FSC Bolivia

FSC Bolivia participa en Foro de Financiamiento Forestal


El capital financiero es un factor fundamental para la actividad de empresas forestales, ya sean privadas o de carácter comunitario. Durante la Expoforest 2018 se realizó un foro sobre financiamiento del sector forestal, organizado por la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), el Consejo Boliviano para la Certificación Forestal (CFV) y la Asociación Forestal Indígena Nacional (AFIN). El principal objetivo del foro fue llenar un vacío de información entre los representantes de entidades financieras sobre el sector forestal, enfatizando su potencial económico. Asimismo, se buscó informar a los productores forestales sobre las posibilidades de obtener crédito forestal productivo en el marco de la Ley 393 de Servicios Financieros.

Participaron en este evento representantes de instituciones relacionadas al sector financiero, incluyendo la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN) y oficiales de crédito de diversas entidades bancarias, además de funcionarios de la Autoridad de Fiscalización y Control de Bosques y Tierras (ABT), la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), la Asociación Forestal Indígena Nacional (AFIN) y representantes de la cooperación internacional y ONGs que trabajan en el sector forestal. La oficina del FSC Latinoamérica contribuyó al foro con la participación de un especialista en mercados internacionales.

ASFI

El Lic. Alberto Rojas Cabrera, encargado de Normas y Principios de la ASFI, presentó un resumen de la Ley 393 y del reglamento de operaciones de crédito elaborado por la ASFI para el sector forestal.

La Ley 393 (Arts. 94 y 96) declara que el Estado promoverá el financiamiento del sector productivo de la economía, a través de las entidades financieras. El Art. 101 establece que el sistema financiero debe estructurar productos y servicios financieros rurales con el objetivo de promover el desarrollo rural integral sustentable, priorizando el fomento a la producción forestal maderable y no maderable, piscícola y agropecuaria, para el aprovechamiento, transformación, industrialización y comercialización de los recursos naturales renovables y todos los emprendimientos económicos comunitarios y asociativos.

Además de las garantía reales tradicionales, la Ley 393 permite garantias no-convencionales para financiar actividades productivas rurales, incluyendo contratos o documentos de compromiso de venta a futuro en el mercado interno o para la exportación; avales o certificaciones de los organismos comunitarios u organizaciones territoriales; productos almacenados en recintos propios o alquilados, entre otras (Art. 99). En el caso específico de la actividad forestal, el reglamento de operaciones de la ASFI acepta como garantía el derecho sobre el volumen forestal aprovechable, según lo establezca el Plan General de Manejo Forestal aprobado por la ABT.

El nivel mínimo de cartera que deben mantener las entidades financieras para créditos productivos fluctúa entre 25% para Bancos Múltiples y 50% para la Banca PYME, según el D.S. N°1842 del 18/12/2013 (Art. 4). Sin embargo, en el marco de lo establecido en el Artículo 57º de la Ley Nº 144 - Ley de Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria, las entidades de intermediación financiera deben incrementar gradualmente la cartera de créditos al sector forestal.

Respecto a la tasa de interés máxima para créditos productivos, se informó que está vigente el D.S.Nº2055 del 9/07/2014, mediante el cual se establecen tasas anuales de 11.5%, 7%, y 6% para la micro, pequeña y mediana empresa respectivamente. El reglamento de operaciones de la ASFI también exige que el crédito forestal sea adecuado al ciclo productivo forestal.

ASOBAN

Según los datos presentados por Antonio de Rosmini, Gerente Regional de ASOBAN, la cartera de la banca privada para la producción y vivienda se ha incrementado de 37% a 56% en los últimos 4 años. En el caso específico del crédito productivo destinado a silvicultura, caza y pesca, la cartera aumentó de 10 a 43 millones de dólares y el 66% de esta cartera corresponde a la recolección de "productos forestales silvestres", beneficiando principal-mente al sector castañero en el departamento del Beni. El sistema bancario solo asignó el 8% de su cartera para la extracción de madera en bosques nativos y plantaciones, mientras que la piscicultura recibió el 18%.

Según los datos de ASOBAN, la cartera forestal del departamento de Santa Cruz suma 1.49 millones de dólares. El 31% de este monto corresponde a servicios forestales de extracción de madera, el 20% a la recolección de productos forestales silvestres y el 49% a "otros servicios forestales".

Se debe notar que durante el foro se reconoció que el sistema financiero privado tiene poca experiencia y conocimiento del sector forestal maderero y los Bancos necesitan desarrollar productos financieros específicos.

AFIN

Rolando Vargas, Gerente Técnico de la Asociación Forestal Indígena Nacional (AFIN), presentó datos que demuestran la importancia de la forestería comunitaria en términos de superficie de bosques manejados y volúmenes de madera aprovechados anualmente. Entre 2005 y 2016, la superficie de los planes generales de manejo forestal de comunidades indígenas subió de 350 mil hectáreas a 2,5 millones de hectáreas. En 2016 se aprovechó un total de 550 mil metros cúbicos de madera en rola en los bosques manejados por comunidades indígenas.

A medida que se reducen las superficie de manejo forestal otorgadas a empresas privadas en tierras fiscales (ATEs) y aumenta la superficie de bosques manejados por comunidades indígenas y campesinas, se percibe la urgente necesidad de apoyar integralmente el desarrollo de la forestería comunitaria.

La AFIN busca promover el avance de las organizaciones forestales comunitarias en procesos de transformación industrial de madera y productos forestales no maderables, además de desarrollar esquemas asociativos de producción y comercialización de productos. También busca reducir los costos excesivos de servicios forestales suministrados actualmente por intermediarios.

El financiamiento tradicional de la forestería comunitaria ha tenido como principales fuentes a las empresas compradoras de madera, (mediante habilitos o anticipos) y también a proyectos de desarrollo forestal subvencionados por la cooperación internacional. Según Vargas, ambas fuentes de financiamiento han limitado a las comunidades a la oferta de madera en tronca y frenado su avance en las cadenas de valor.

La AFIN tiene interés en el crédito forestal para financiar el desarrollo productivo de las organizaciones forestales comunitarias indígenas y tiene un requerimiento de capital de 17 millones de dólares para financiar inversiones en infraestructura, maquinaria y equipos de aprovechamiento y procesamiento de productos forestales comunitarios. Las OFC también necesitan un capital de trabajo de 6 millones de dólares. Asimismo, la AFIN recomienda que el crédito forestal para las comunidades sea otorgado con tasas de interés accesibles, garantías no-convencionales apropiadas, desembolsos oportunos y plazos de pago acordes con el calendario forestal.

ABT

El representante de la ABT, Lorgio Gutierrez, mostró que el área total bajo manejo forestal suma 9.7 millones de hectáreas, aunque nuestro país tiene 28.7 millones de hectáreas de bosques destinados a la producción forestal permanente.

Los planes de manejo forestal de las comunidades y Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL) cubren el 58.9% de la superficie total bajo manejo, mientras que este porcentaje se reduce al 26.1% en el caso de las empresas privadas que operan con Autorizaciones Transitorias Especiales (ATEs) y al 15.2% en las propiedades privadas.

Las estadísticas del sector forestal de los últimos 7 años muestran un declive tanto en el porcentaje de utilización de las áreas anuales de aprovechamiento maderero, como en la capacidad instalada de las industrias forestales y en los volúmenes de exportación de madera.Para revertir esta tendencia, la ABT recomienda que el Estado priorice el fortalecimiento de las potencialidades y capacidades productivas de los productores privados y comunitarios, con la provisión de asistencia técnica, formación de recursos humanos, créditos forestales y gestiones para la apertura de mercados externos.

Una estimación de la ABT indica que si se expande el manejo integral de bosques naturales hasta 17 millones de hectáreas y la superficie de plantaciones hasta 247 mil hectáreas, el sector forestal puede generar 1.6 billones de dólares y más de 500 mil empleos a la economía del país.

FSC LATINOAMERICA

Hernán Zaldívar, Gerente de desarrollo de mercados de FSC Latinoamérica, informó a los participantes del foro acerca de las oportunidades del mercado internacional para productos maderables y no-maderables provenientes de bosques con manejo FSC, especialmente en Europa y Norteamérica.

Proyecto "Esencias del bosque"

Un proyecto innovador de FSC se refiere al desarrollo de productos forestales no-maderables para los mercados de belleza y salud, como aceites, jabones, champú, cremas para el cuertpo, manos y rostro, perfumes y esencias extraídas de frutas, semillas y flores de árboles palmeras y arbustos amazónicos. La lista de especies proveedoras incluye asaí, majo, chonta, nueces de Brasil, cedro, almendrillo, camu-camu y otras.

Construcción verde

Uno de los segmentos de mercado más prometedores es el sector de la construcción sostenible. El FSC ha desarrollado alianzas estratégicas con los Consejos de Edificaciones Sostenibles (Green Building Council) de varios países, en el marco de la certificación LEED, cuyas siglas traducidas del inglés significan Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible. LEED es una de las certificaciones más reconocidas de sostenibilidad y eficiencia en el sector de la construcción a nivel mundial y en su sistema de calificación valora la certificación FSC como una fuente sostenible de materiales de madera utilizados en la construcción de edificios y viviendas.

Compras públicas responsables

La certificación FSC es reconocida como fuente sostenible de productos de madera para programas de compras públicas responsables en varios países de América Latina, Norteamérica, Europa e incluso Asia.

Alianzas empresariales

El FSC tiene también numerosos aliados empresariales que ayudan a promover su marca, cuya lista incluye Kimberly Clark, IKEA, Banco HSBC, Tetrapak, L'Oreal, Amorim, H&M, King Fisher, McDonald, Apple y otras.

Otros beneficios

Por otra parte, la certificación forestal FSC facilita a los exportadores el cumplimiento de leyes y regulaciones comerciales de los principales mercados internacionales, tales como el Reglamento Europeo para la madera (EUTR) y la Ley Lacy en los Estados Unidos, que solo permiten la importación y el comercio de productos forestales con origen legal demostrable. Además de los beneficios del mercado, la certificación FSC puede aportar mejoras en la gestión de las empresas, especialmente a la eficiencia de los procesos de producción.

Mas información en el siguiente enlace.


© Forest Stewardship Council® · FSC® F000203